PERROS EN EL MUSEO ROMÁNTICO DE MADRID.

Durante este mes de octubre hemos tenido la oportunidad de visitar el Museo Romántico de Madrid. Un espacio dedicado al romanticismo, corriente cultural que alcanza su apogeo en la mitad del siglo XIX (1850). Como en cualquier otro espacio cultural de la ciudad, en el podemos encontrar muchas pistas para iniciar nuevos enfoques y puntos de vista en nuestra relación con la capital madrileña. En este breve entrada me centraré en la significativa presencia del perro, nuestro fiel y leal compañero, en la colección de retratos presentes en sus colecciones. A continuación os incluimos algunas fotos sobre fragmentos de estas pinturas acompañadas de dos o tres reflexiones.Diapositiva2

Diapositiva4Diapositiva3Diapositiva1

La presencia perruna abunda especialmente en la sala dedicada a la infancia, de la que proceden tres de las cuatro fotografías anteriores. Pensamos que entre las razas y ejemplares retratados domina su condición de mascota con una alta influencia de las moda o la tendencia dominante como se aprecia en su peluquería o en las razas dibujadas. Son razas caseras, de pequeño tamaño, y en las que su vocación utilitaria o de trabajo no destaca.

La cuarta imagen, un animal que acompaña a un adulto, es un perro de caza, tranquilo, educado y que espera pacientemente que terminen el retrato de su dueño. Seguro que deseando salir al campo a correr y saltar tras sus presas dejando fluir libremente su instinto.

A semejanza de los románticos, y como buenos urbanitas nos hemos ido a contactar con el medio rural del norte de Portugal El bosque regalaba la abundancia de sus frutos, nueces, castañas, endrinas, setas, hongos, bayas,.. Y entres sus gentes amables y acogedoras nos hemos encontrado con multitud de perros que podríamos llamar compañeros de trabajos y tareas. Mitigadores de soledad. Pastores con perros de razas irreconocibles, salvo  mastines en aquellos lugares donde se presume la presencia del lobo. Perros de caza, que ejercen de alarma y guardián en las viviendas rurales. Perros  indolente tumbados en calles y callejas que parecen esperar la salida de sus amos a la calle para disfrutar de un buen paseo y de la compañía mutua.

No dejéis de visitar este museo, del que en breve os reseñaremos alguna que otra sorpresa más.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s