LAGARTIJAS URBANAS ENDÉMICAS.

donosti

Siguiendo con el tema de las lagartijas urbanas nos hemos encontrado con esta pequeña historia en Donostia-San Sebastián.

Su conocido Monte Urgull tiene como residente un reptil, de la especie lagartija ibérica (Podarcis hispánica). Un endemismo ibérico. El largo aislamiento del peñón que conforma el monte respecto a la costa cercana en tiempos geológicos no muy lejanos y su posterior conexión con tierra por la formación de un tómbolo arenoso donde se asienta la ciudad vieja de Donostia,  posibilitó el desarrollo de un morfotipo único en dicho lugar. La Lagartija Ibérica del Urgull. Una peculiaridad biológica y ecológica de indudable valor. Este morfotipo también está presente en la isla de Santa Clara en medio de la bahía de La Concha.

La sorpresa viene cuando se descubre una lagartija intrusa competidora con la vasca. No solo por el hecho de haber aparecido, sino por la especies de la que se trata. La lagartija de las Pitiusas una especie propia de las Islas Baleares y que tan solo puede haber llegado como resultado de la acción humana reciente. El transporte físico de ejemplares. Es posible que su procedencia más probable sea de otro lugar donde ha actuado previamente como invasora y se ha hecho muy abundante, San Juan de Gaztelugatxe en la costa de Vizcaya a unos 100 km al oeste.

La pregunta que  más me intriga es ¿Ha sido una introducción accidental o intencionada? La llegada a San Juan, es más difícil de explicar sin intención o por un hecho fortuito. Sin embargo su transporte desde la costa de Bermeo hasta el Monte Urgull, se puede explicar perfectamente como un transporte no intencionado. En un coche, en una bolsa, o en una mochila, dado el significativo trasiego que hay entre estos dos puntos en un mismo fin de semana por los turistas. Podría tener que ver también con ello el Camino de Santiago, pero la colonización habría sido en sentido contrario. Lo más fácil sería el traslado de una hembra preñada que podría haber hecho varias puestas de 1 a 5 huevos, lo que sería equivalente a trasladar varios ejemplares a la vez.  En este caso la consanguinidad  sería muy alta.

En fin una pequeña historia sobre la que uno puede hacerse muchas preguntas. El  día no se prestaba para ver muchas lagartijas, aunque sí observamos un pequeño pinzón macho, que como otras especies de aves forestales urbanas parecía especialmente confiado frente a la presencia humana, dado que el ser humano no es ya su enemigo en este lugar.

Diapositiva1 Diapositiva2

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s