COTORRAS SI, COTORRAS NO

Debido a las declaraciones de las autoridades Madrileñas, las cotorras se han convertido en una de las entradas más visitadas de nuestro blog. Se merecen, por tanto, una serie de reflexiones, con mayor o menor carga de ironía, fruto de su observación directa en Madrid:

  1. Empezaremos a ponerles pegas debido al nivel de decibelios de su canto, al que supongo que podremos llamar cotorreo. En los espacios o lugares donde se encuentran han acabado por dominar su paisaje sonoro. Existen momentos de tregua al alba, en los que el agradable canto del mirlo tiene su apogeo y durante los que las cotorras, más tardías, aún están inactivas.IMG_6322
  2. Las cotorras argentinas construyen grandes nidos donde viven en forma colonial. Estos nidos pueden ser tan pesados que, recientemente, empiezan a documentarse algunos datos sobre  daños importante para los árboles en los que se sitúan. Algunas de sus especies preferidas son los cedros, del Atlas, del Himalaya o del Líbano y los plátanos.  Una manera de controlar sus poblaciones puede ser la eliminación de estas grandes estructuras fuera de su época de cría.  “Quizás sea una forma de obtener toneladas de leña fina acompañado de una limpieza gratuita de palitos y follaje en zonas cercanas, ante la necesidad de volver a reconstruirlos. Ya que nos dan la lata, pues que trabajen para nosotros” 
  3. Comen de todo: nosotros las hemos visto comer, entre otras cosas, albaricoques, capullos florales, frutos del agraz (Melia acedarach), pan. En google hemos encontrado fotos de la especie comiendo de todo tipo de brotes de árboles y restos de frutas. En el litoral las palmera con sus dátiles, ofrecen casa y comida. Los jugadores de golf, se quejan de que se comen la siembra de los “greens”. En conclusión es una especie que puede que tenga que ver con la expansión y asilvestramiento de especies de árboles con fruto carnoso  y semillas o pepitas duras.  Pero… ¿Siembran con sus deyecciones (cacas) flora interesante o flora exótica que podría ser invasora?
  4. Hay que reconocer que es una especie atractiva por sus colores e interesante por su comportamiento: invasor y colonial. Como el ser  humano, social, invasor y en explosión demográfica. Será que la invasión y la colonización humana, conlleva la compañía de otras especies de requerimientos similares.

ENTRADAS RELACIONADAS:

COTORRAS EN MADRID. ¿LA VERDAD SOBRE SU INTRODUCCIÓN? 

REFLEXIONES ORNITOLÓGICAS SOBRE UNA RUTA EN BICI POR EL RÍO MANZANARES

Anuncios

2 Respuestas a “COTORRAS SI, COTORRAS NO

  1. No sabia como eran, se parecen un poco a los periquitos. Mira que foto he visto viendo imagenes de cotorras. Macro nido y otra conviviendo con palomas. Besos

    Mónica de la Cuadra Enviado desde mi iPhone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s