REFLEXIONES ORNITOLÓGICAS SOBRE UNA RUTA EN BICI POR EL RÍO MANZANARES

Una vez realizada la ruta en bici del sábado 8 por Madrid Río y el Parque Lineal del Manzanares, se pueden extraer diversas conclusiones e informaciones sobre lo que vimos y observamos. Ninguna de ellas es una primicia sobre medio natural pero, sin duda, son atractivas para los aficionados. La ruta la planteamos, como un itinerario, con diversas paradas cortas de observación, casi todas ellas sobre los distintos puentes y pasarelas que cruzan el cauce del Manzanares. Es decir sobre el agua, en el eje de la corriente. Durante los desplazamientos en bicicletas íbamos más centrados en conducir que en observar, dado el tráfico de ciclistas y paseantes existentes.  Ahí os dejamos los resultados:

Observamos un total de 22 especies que paso a enumerar por orden de aparición: Avión común, Urraca, Gaviota sombría, Ánade real, Vencejo común, Gorrión común, Paloma torcaz, Golondrina Común, Gallineta o Polla de agua, Estornino negro, Mirlo común, Grajilla, Tórtola turca, Cotorra argentina, Oropéndola, Cigüeña blanca, Milano negro, Cernícalo sin identificar la especie, Pito real (escuchado) y verdecillo.

Las especies que se dejaron ver de cerca, durante casi todo el recorrido, es decir más del 50% de las paradas fueron: Avión común, Ánade real y Paloma torcáz. Quizás tienen en común que, en estos momentos, todas ellas aguantan la presencia humana, porque respecto a otros aspectos requerimientos son totalmente diferentes: rural, acuática y forestal; insectívora, herbívora y herbívora; o bien migradora, sedentaria y sedentaria.

Observamos pollos de tres especies: Los más avanzados de Ánade real y Golondrina común. Más pequeños de Gallineta o Polla de Agua. Los de Golondrina, eran 6, posados en una ramita sobre el Río, mientras sus dos padres les alimentaban sin parar. Esta pollada parece indicar que ha sido un buen año para los insectívoros.

La última parada la hicimos en los cerros yesosos, de la margen izquierda a un kilómetro aproximadamente del río. La variedad de aves disminuyo de forma importante. Nos entretuvimos con  un grupo de Milanos negros, hasta 9 simultáneamente, torcaces, un cernícalo lejano y vencejos. También un conejo. No vimos ni las abundantes golondrinas ni aviones de la ribera, algo aparentemente explicable por la escasez de insectos en los cerros y la abundancia en el río.

La última conclusión inmediata, es que todas las especies de aves invernantes características habían desaparecido, especialmente las miles de Gaviotas reidoras y sombrías, aunque vimos un inmadura de esta última especie.

20130608_130337[1]

Para terminar ascendimos a ver a nuestra vieja amiga medusa, la escultura que domina el Parque Lineal del Manzanares, desde donde pudimos observar una hermosa vista de Madrid desde el Sur y nos despedimos. Mientras escribo este texto he encontrado un blog muy interesante sobre el río cuya dirección os copio:

http://birdingmadrid-rio.blogspot.com.es/2013_03_01_archive.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s