COTORRAS EN MADRID. ¿LA VERDAD SOBRE SU INTRODUCCIÓN?

En naturalezavecina nos atrevemos a enunciar, la teoría de un gran amigo, de mucho sentido común, observador y que no presume precisamente de ornitólogo ni afamado ni aficionado. Nos ha expuesto su teoría sobre el tema, a la que después de analizarla, no le hemos  encontramos ninguna fisura.

Para que una especie exótica de aves se introduzca en un territorio, necesita no solo escaparse de los hogares o zoos donde se encuentre, sino que necesita hacerlo, al menos, una pareja y, además, un número suficiente de ejemplares para que individuos de distinto sexo se encuentre.  Es decir se tiene que producir una entrada significativa de ejemplares, más o menos concentrada en el tiempo, que de lugar al encuentro y la reproducción de los mismos. Además deben encontrar un ecosistema de acogida con el clima adecuado para poder vivir, las fuentes de alimentación para sobrevivir y los lugares adecuados para criar, refugiarse y descansar.

Y aquí viene la teoría:

LA COTORRA ARGENTINA: LA MASCOTA INSOPORTABLE.

En los años 80, años en que empieza a detectarse la presencia de la especie, llegan a España,  como una especie de “loro barato” frente a los loros de toda la vida o las cotorras de toda la vida. Superan en aspecto a los periquitos y es la posibilidad de “tener un loro” en casa como observa nuestro amigo en su entorno familiar. Nos cuenta, también, como en el Rastro Madrileño, en la calle de “los pájaros” donde se vendían todo tipo de mascotas, la especie se vende en abundancia.

La sorpresa para el”amante de las mascotas” viene cuando descubre la escandalera que montan en casa durante todo el día, lo que manchan y el “impacto sonoro” sobre su propia vida y la de vecindad. En un plazo breve de tiempo el dueño de tan bonita ave, no la soporta más y, o bien, abre las ventanas  o bien, en un último resquicio de amor a los animales las suelta en el Parque más cercano. Puede ser un ejemplar, o la parejita que compro atraído por la novedad.

Se cumplen los requisitos para su expansión: número suficiente, suelta concentrada, espacio de acogida de clima similar al país de origen y todas las fuentes de alimento que le puede proporcionar la ciudad. Si reflexionamos un poco veremos que, sin ninguna duda, esta puede ser la causa verdadera sobre su introducción. No es fruto de una fuga esporádica, ni de un error puntual. Es fruto del consumo y las ofertas en el mundo de las mascotas, y de la irresponsabilidad de tantos y tantos amantes de los animales que no pueden renunciar a tener uno en casa, sin tener la capacidad para cuidarlos y atenderlos. Nosotros tan solo compartimos con ellos una idea. Estas cotorras son uno inquilinos insoportables.

La historia viene al caso de las Jornadas Viejos Jardines, Nuevos Parques, organizadas por Emilio y en la que hemos participado la semana pasada. En todos los Parques tratados o visitados, hemos encontrado bandos de estas llamativas y nada discretas aves. De hecho enel Barrio de Aluche Emilio ha visto Cedros, muertos, que con casi toda seguridad han quedado sin vida a causa de las Cotorras. Bien por sus excrementos, bien por otros motivos que desconocemos, pues es la primera vez que nos encontramos con este tipo de daños. Es un tema a seguir.

La cotorra argentina es la más abundante de las dos especies existentes en Madrid. La otra, la cotorra de Kramer es más propia de clima de costa siendo mucho menos abundante en el interior. Por las fotografías observadas en la pagina web  http://www.biodiversidadvirtual.org/  nos ha parecido además que la segunda no vive en colonias tan grandes y necesita de arboles viejos con oquedades para hacer sus nidos.

Siguiendo con nuestras observaciones, hemos visto a la cotorra Argentina como una especie que come de todo, especialemente frutos y brotes tiernos de flores, aprovechando su habilidad con el pico, así como la fuerza que ejerce con el mismo: personalmente la hemos visto comer brotes de frutales, frutos del Agriaz, frutos de la acacia de japon, flores de la falsa acacia, albaricoques, …. Tiene un clara preferencia para poner sus nidos en Cedros de cualquier especie y plátanos, quizás por su capacidad para soportar el peso de sus enormes estructuras de nidificación colonial.

Esperamos que esta pequeña historia que surgió de una conversación os haya gustado. Es una actividad muy bonita elaborar teorías y sobre todo pensar creativamente. No dejéis de hacerlo, amigas y amigos.

cotorra argentina

Anuncios

3 Respuestas a “COTORRAS EN MADRID. ¿LA VERDAD SOBRE SU INTRODUCCIÓN?

  1. Muy interesante el artículo sobre las cotorras argentinas, no se si su introdución se produjo coincidiendo en el tiempo en todo Madrid, pero desde luego en La Casa de Campo y concretamente en el paseo que discurre entre El Lago y la Puerta de las Moreras las llevamos observando desde hace 20 años, soy muy aficionado a la ornitologia en general y también a la cria de determinadas especies y coincido por las informaciones de que dispongo en que la venta en el Rastro de Madrid en ese aspecto hizo mucho daño,especialmente en la decada de los 90, pues hay gente que compraba por impulso dominguero, el precio era bastante asequible y luego lo más comodo era soltarlas en la Casa de Campo, igual historia comparten las tristemente famosas tortugas de Florida, aquí ocurre como en muchas otras facetas de la vida, falta de educación y generalmente sin maldad pero por puro desconocimiento del problema que generan los que se cansan de sus mascotas y las sueltan sin encomendarse a nadie (fin del problema para ellos). En cuanto a la cotorra de Kramer, tengo vistos bandos de 10 unidades en pleno Madrid (Parque del Oeste) , que han convertido este enclave en su habitat de forma estable y están bastante localizadas en algunos puntos del parque, mismo problema que las cotorras argentinas: su precio no era elevado y la gente se cansa de la mascota por sus gritos y el tamaño que tienen. El problema sigue creciendo, pues no veo ninguna acción de control por parte de las autoridades que corresponda y el número de ejemplares como todos vemos y padecemos vá en aumento y no se le vé un final razonable para estos pequeños invasores de nuestras ciudades. Saludos.

  2. Hola Javier: Muchísimas gracias por tu atento e interesante comentario. A ver si conseguimos ver las cotorra de Kramer que tu señalas.
    Un dato más. Yo soy usuario desde niño del Retiro, y el primer intento de instalación de cotorras lo presencie enfrente de la taquilla del embarcadero. Fracasó. Hoy abundan en los cedros de la prolongación de la Cuesta de Moyano en la Escuela de Ingeniería.

  3. Pingback: Las cotorras invasoras han llegado a Españapara quedarse, igualito que los de Podemos | La paseata·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s